Close
    Search Buscar

    Malcontento

    Quien soy
    Judit Llordes
    @juditllordes
    Autor y referencias
    Parte 1




    Malcontento es una historia de The Sanhok Saga de 'The Sanhok 4' en la tradición de BATTLEGROUNDS.



    Parte 1

    Personajes destacados:
    Madison Malholtra Carne de almuerzo Julie Skels

    Todo lo que podía oler eran embutidos y orina de gato.

    Ese olor a carne, salado y amargo, era del loco checo. Estaba encorvado sobre un escritorio frente a ella, con la cabeza gacha, claramente impaciente, esperando a que Madison Malholtra le abriera la carne detr√°s de la oreja.

    Mal hab√≠a notado el olor cuando se conocieron en el avi√≥n de carga hace dos d√≠as. Cristo, ¬Ņhab√≠an sido solo dos d√≠as? Las √ļltimas cuarenta y ocho horas fueron una mancha de balas, sangre y s√≠, ese sudoroso olor a carne. El checo se hab√≠a negado a responder cuando ella le pregunt√≥ en el avi√≥n, pero ahora no hab√≠a ninguna duda; ella sab√≠a por qu√© su apodo era "Lunchmeat".

    Los cuatro, Mal y Lunchmeat junto con Duncan y Julie, estaban escondidos en la trastienda de un cibercaf√© cerrado de Bangkok. Puertas de entrada encadenadas, una puerta de metal bajada sobre las ventanas. Hab√≠an entrado por la espalda. Por el aspecto del lugar, hab√≠an pasado a√Īos desde que alguien hab√≠a venido aqu√≠ para jugar en Internet o imprimir un curr√≠culum. La √ļnica acci√≥n que este lugar hab√≠a visto fue la de un par de gatos callejeros: el hedor del amon√≠aco hizo que a Mal se le humedecieran los ojos.



    Tenía contactos en el sudeste asiático. Lugares a los que podrían ir. Pero por ahora, sin dinero, sin teléfonos y sin idea de quién los perseguía, el North Star E-cafe tendría que ser suficiente.

    "¬ŅQu√© diablos est√°s esperando?" La carne del almuerzo ladr√≥.

    "La anestesia debe hacer efecto", dijo. La verdad es que estaba nerviosa. Nunca antes había cortado un dispositivo de rastreo del cuello de alguien.

    Golpeó con el bisturí la piel de Lunchmeat.

    "Ya te lo dije", dijo, "los analgésicos no me funcionan. Solo vete".

    Duncan, el que parecía una figura de acción de GI Joe, se quitó el cinturón de cuero y se lo ofreció a Lunchmeat. "Aquí. Pon esto en tu boca."

    Una carcajada desde más lejos en la habitación. Eso fue Julie. La del pelo morado y la incisión en Y tatuada en el pecho. Se estaba moviendo de computadora en computadora, verificando que funcionara una conexión a Internet. Hasta ahora no tuve suerte.

    "¬ŅQuieres saber qu√© le hice al √ļltimo chico que me dijo eso?" Ella se ri√≥ de nuevo.

    Mal supo que algo estaba mal en ella en el momento en que la vio. Mucho antes de que Julie lo perdiera y asesinara a todos en el b√ļnker.

    "Es para el dolor", explicó Duncan. "Puedes morderlo y-"

    "Sé para qué sirve", dijo Lunchmeat. "No lo necesito. Solo sigue adelante".

    Pero Lunchmeat estaba equivocado. Lo necesitaba.

    Al principio no. No cuando Mal enterró la punta del bisturí en su cuello. No cuando tiró hacia abajo y partió la piel como si fuera papel.


    Fue un minuto despu√©s, cuando Mal empuj√≥ un par de pinzas entre sus fibras musculares cuando Lunchmeat golpe√≥ la mesa con el pu√Īo y se√Īal√≥ el cintur√≥n de Duncan. Cogi√≥ el cintur√≥n con los dientes, lo mordi√≥ con fuerza y ‚Äč‚Äčgru√Ī√≥.


    Mal siguió trabajando, otros treinta segundos pescando en un mar rojo antes de sacarlo.

    El dispositivo ten√≠a el tama√Īo de una tarjeta SIM. Dos filamentos transparentes colgaban de √©l, nervudos y resbaladizos, y tan delgados que Mal tuvo la sensaci√≥n de que no podr√≠as verlos si no estuvieran cubiertos de sangre. Dej√≥ caer el chip en una bandeja de aluminio.

    "Hay m√°s hardware. En tu cuello. Pero est√° contra el hueso. No quiero tocarlo", dijo.

    "Sacarlo. Todo ello", Dijo Lunchmeat.

    "Puedo suturar una herida de bala", dijo. “Puedo tratar una quemadura. Pero no voy a jugar a la Operación para sacarte la mierda de Matrix de tu cráneo ".

    Matrix fue una exageración, pero no mucho. Lo que sacaron de su cuello fue avanzado. Mal medio esperaba que esos filamentos comenzaran a dar vueltas en el aire.

    "Esto es un desastre", dijo Lunchmeat, acunando un rollo de gasa sobre su herida.

    "No uses todo eso", dijo Duncan. "Tenemos un botiquín entre los cuatro".

    Pero Lunchmeat no estaba escuchando. "Hombre, pensé que los idiotas detrás de esto eran solo imbéciles ricos a quienes les gustaba ver a la gente dispararse entre sí. Pero mira esa cosa ..." Hizo un gesto hacia el chip.

    "¬ŅQuienes son esas personas?"

    La verdad era que Mal no tenía ni idea. Ella solo había conocido a uno de ellos, un hombre llamado "Martin", aunque es casi seguro que ese no era su nombre real. Hablaba con acento europeo, pero difícil de ubicar. Los guardias de la prisión central de Puzhal en India, donde ella cumplía su condena, dijeron que era abogado.

    No, no es abogado. Su abogado.

    En el momento en que lo vio, supo que no era abogado. Hay una vibra que se obtiene de los abogados. Incluso los sucios. Este chico era diferente. Interpol, tal vez. Podría estar trabajando con el ala de investigación y análisis de la India o algo así. Solo otro joven tratando de demostrar cuán grande era su polla resolviendo un caso en la parte posterior de un testimonio forzado.

    Al menos, este tipo Martin no parecía que la hundiría.

    "Mira", dijo, "si me vas a pedir que delate a mi comprador ..."

    Levantó un dedo y articuló la palabra "espera". Luego sacó su teléfono y abrió una aplicación. Lo puso sobre la mesa frente a él y forzó una sonrisa.

    "No te est√°n grabando", dijo. "Esto es por nuestra privacidad".

    Trató de echar un vistazo a la aplicación, pero no pudo distinguir nada. El teléfono emitió un gemido apenas audible. O tal vez era solo una tubería en las paredes.

    "No soy abogado", continu√≥. "Soy una especie de reclutador. Las personas para las que trabajo te han echado el ojo durante alg√ļn tiempo. Karakin trato, en realidad. ¬ŅTe acuerdas de Karakin? "

    Por supuesto que recordaba a Karakin. Siempre recuerdas los raros.

    Karakin era una isla seca frente a la costa de T√ļnez. Nada m√°s que criadores de pulpos y piratas. Se dec√≠a que hab√≠a ocurrido algo malo, una especie de golpe de contrabandista. A ella no le importaba. Todo lo que importaba era que los nuevos residentes necesitaban armas r√°pidamente. Su contacto le hab√≠a preguntado si pod√≠a proporcionarle, por lo que ten√≠a: armas autom√°ticas y municiones de una fuente en el Congo, municiones pesadas enviadas desde los pa√≠ses b√°lticos.

    Es lo que hizo y no perdi√≥ el sue√Īo por eso. De la forma en que pensaba, la gente iba a conseguir armas de una forma u otra. Ser√° mejor que los atraviesen a trav√©s de ella. El mundo se estaba yendo al infierno de todos modos, ¬Ņverdad? Alguien deber√≠a disfrutar del descenso.

    Pero este trabajo de Karakin fue diferente. Desde el principio. Por un lado, los compradores no eran mercenarios. Y tampoco eran contrabandistas. Mal pod√≠a olfatear un arma contratada a una milla de distancia, pero estos tipos ... No estaba segura de qui√©nes eran. Y todo se hizo a trav√©s de tantas capas de secreto. Incluso sus intermediarios ten√≠an intermediarios. ¬ŅY la parte m√°s extra√Īa? Pagaron el total por adelantado.

    En su línea de trabajo, nadie pagaba por adelantado.

    Despu√©s de que le entregaron las armas, no volvi√≥ a saber nada de ellos. Ella sigui√≥ adelante, trabajando en una docena de acuerdos m√°s durante los a√Īos antes de que el trabajo de Delhi la llevara a la c√°rcel. No hab√≠a pensado en Karakin desde entonces. Ella pens√≥ que esos criadores de pulpos o lo que sea que ten√≠an ten√≠an lo que necesitaban.

    Excepto que ahora, Not-a-Lawyer-Martin estaba sentado frente a ella haciendo una oferta.

    Su muerte sería fingida, dijo. La sacarían de la prisión en un momento no especificado en el futuro y la llevarían a una región de su elección. Entonces, ella participaría en un juego.

    Esa fue la palabra que usó. Un juego. Mal casi se rió en su cara. Pero había algo en Martin y en la forma en que entregó la oferta. Cuán claramente ensayado estaba. Le había dado este discurso a otros cien reclusos. Quizás mil.

    Explicó que otros jugarían el juego. Algunos serían sus aliados, elegidos por las personas para las que trabajaba. El resto serían sus oponentes. Sus combatientes.

    ¬ŅCu√°ntos estar√≠an jugando a este juego? Martin no pudo decirlo. Luego hizo la pregunta obvia: ¬ŅCu√°les eran las reglas de este juego?

    Martin encendió un cigarrillo. Le ofreció uno. Ella aceptó.

    "Antes de decirle las reglas, se√Īorita Malholtra, necesito hacerle una pregunta. ¬ŅSe considera usted una sobreviviente?"

    Mal quitó las fichas de Duncan y Julie sin incidentes, recogiendo el hardware ensangrentado en la misma bandeja. Razonaron que los dispositivos no estaban transmitiendo, de lo contrario, ciertamente no habrían salido de la playa, y mucho menos a Bangkok, pero Duncan no se sintió cómodo hasta que envolvieron los chips en varias hojas de papel de aluminio.

    Luego fue su turno. A Mal no le gustó la idea de que alguien más le cortara el cuello, pero no podía hacer la operación ella misma. Duncan limpió el área con alcohol e inyectó el anestésico. Una vez que el entumecimiento se apoderó de él, tomó el cinturón y lo mordió.

    Las drogas atenuaron el dolor a solo presión. Un tirón en su piel. Duncan estaba confiado pero no sabía lo que estaba buscando; Mal tuvo que guiarlo a través de la mayor parte con un espejo de mano. Fue surrealista ver su propia cirugía en el cristal. Sentir sin sentir realmente. Después de los dos minutos más largos de su vida, Duncan encontró el chip y lo sacó con las pinzas.

    Y el campo de visión de Madison se deterioró.

    No se dio cuenta de que había perdido el conocimiento. Fue más como si sus sentidos tartamudearan por un momento. Como si el mundo fuera un video de Internet transmitido a través de una mierda de Wi-Fi. Había colores, eléctricos y nítidos. El sabor del cobre llenó su boca mientras el mundo decaía.

    Así lo describiría ella. Más tarde. Después de que las convulsiones hubieran cesado.

    Cuando el mundo volvió a tener sentido, se encontró de espaldas. Duncan estaba de pie junto a ella, pálido y asustado, con la mandíbula cuadrada colgando abierta.

    "¬ŅEst√°s bien?"

    "No lo sé", fue todo lo que pudo manejar. Se sorprendió de lo difícil que era hablar, de lo débil que sonaba su voz. Ella cerró los ojos. La descomposición todavía estaba allí. Caos y colores y ...

    L√≠neas. Como un patr√≥n o un s√≠mbolo. Trat√≥ de darle sentido, pero se desvaneci√≥ r√°pidamente. Como un sue√Īo. Entonces ella simplemente sinti√≥ resaca.

    "Est√°s sangrando", dijo Duncan.

    "No mierda." Se apoyó en un codo, con la cabeza dando vueltas.

    "No. Tu nariz."

    Mal se estiró y se cogió sangre en el dorso de la mano.

    Sabían que tenían poco tiempo. La gente de la que escaparon los estaría buscando. Tuvieron que moverse. Para correr y seguir corriendo.

    Pero cuando la hemorragia nasal de Mal había cesado, Lunchmeat estaba dormido en un rincón, sin pantalones y enrollado en una almohada improvisada, con una botella a medio terminar de cerveza Singha en la mano.

    Multa. De todos modos necesitaban dormir. Por la ma√Īana, repartir√≠an los pocos suministros que quedaban y se ir√≠an por caminos separados.

    Mal se sentó en un rincón, calmándose con respiraciones lentas. Observando a los demás. Algunos de ellos, tal vez todos, serían muerto dentro de una semana. Y tal vez eso no fue algo malo.

    No eran buenas personas y ella no les tenía ninguna lealtad. El loco, el psicópata y el GI Joe.

    El sue√Īo no vendr√≠a. No eran los ronquidos de Lunchmeat o la alfombra que apestaba a amon√≠aco. Era que cada vez que cerraba los ojos ve√≠a esa descomposici√≥n digital. S√≥lo por un segundo.

    Era poco más de la una cuando se levantó para tomar una copa. Una de esas cervezas estaría bien, cualquier cosa para quitarle el sabor a metal de la boca. Salió de la trastienda y encontró una mininevera desenchufada detrás de un mostrador en la parte delantera del café. Dos botellas calientes adentro. Agarró uno y estaba buscando un abrebotellas cuando escuchó la puerta de un auto cerrándose afuera.

    No fue significativo porque era ruidoso, fue notable porque alguien estaba tratando de estar callado.

    El roce de las botas sobre el pavimento. El sonido de metal sobre metal. Un traqueteo en la puerta principal. Alguien cortó la cadena de metal.

    Antes de que pudiera pensar, la puerta del E-Café se abrió de golpe y el hombre con la metralleta cargó.

    Otras partes

    • Parte 1
    • Parte 2
    • Parte 3
    • Parte 4
    • Parte 5
    • Parte 6
    A√Īade un comentario de Malcontento
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.